Missionary Oblates of Mary Immaculate - Newsroom

<< Celebrating 75 Years: The Oblate Grotto in San Antonio
                   Festival of Scoial Doctrine: "Multi-Stakeholder Collaboration" >>

Header _I_resisted

What can I say about myself?  I am an ordinary person like other people; a sinner striving to holiness.  I am originally from Acapulco, Mexico. 

I grew up in a Catholic family of ten children who practiced their faith.  My family was not perfect. We had our struggles and difficulties.  Our faith helped us.

I grew up without much interest in consecrated or priestly life.  In my mind, God did not have that plan for me.  I did my sacraments of Eucharist and Confirmation.  I participated in youth groups.

At age 15, I participated in a three-day retreat.  It was there I could say, I had my first personal encounter with Jesus.  My life had new meaning.  At age 16, I decided to start my own youth group in my neighborhood.  This led me to serve in youth groups for nine years.

I went to an Oblate vocation retreat to accompany one of the members of the youth group who had shown interest in becoming a priest.  God used that retreat to call me also.  I resisted that call.  I had doubts, fears and uncertainties.  In a prayerful discernment and in an act of faith, I dared to try.  I said to myself: only a year, and if it is not for me, nothing will happen.

It has been nine years since I joined the Oblates.  I cannot say everything has been rosy because every vocation has its struggles and battles.  But when you love something, these circumstances take second place.  Love is the key to my vocation.  I know it is God who first loved me.  I am only responding to this infinite love of God.

I am now doing my pastoral internship at Immaculate Heart of Mary Parish in Houston.  This year, I will profess my perpetual vows in September, then the diaconate in November and priesthood ordination in May 2018, God willing.

The Missionary Oblates have as their mission to serve the poor and most abandoned.  Today’s world still needs people who serve the poor.  I realize encountering the poor will help me to encounter Jesus.  I ask for your prayers so that I may be a consecrated person who lives and transmits the hope and joy of the Gospel.  God bless!

 Header _I_resisted _spanish

¿Qué puedo decir sobre mí?  Soy alguien normal, como los demás; un pecador buscando la santidad.  Soy originario de Acapulco, México.  Crecí en una familia católica de diez hijos, practicantes de la fe.  Mi familia no era perfecta, teníamos altibajos, pero nuestra fe nos ayudó.

Crecí sin mucho interés en la vida consagrada o sacerdotal.  En mi mente, Dios no tenía ningún plan para mí.  Recibí los sacramentos de la Eucaristía y la Confirmación y participé en grupos juveniles.

A los quince años participé en un retiro de tres días y fue ahí donde podría decir que tuve el primer encuentro personal con Jesús.  Mi vida tuvo un nuevo sentido.  A los dieciséis años decidí comenzar mi propio grupo juvenil en mi vecindario, lo que me llevó a trabajar con grupos juveniles por nueve años.

Asistí a un retiro vocacional de los Oblatos acompañando a uno de los jóvenes del grupo que había mostrado interés en ser sacerdote.  Dios utilizó ese retiro para llamarme también.  Me resistí al llamado; tenía dudas, temores e incertidumbre. En un discernimiento de oración y un acto de fe, me atreví a intentarlo.  Me dije: solo un año y si no es para mí, no pasará nada.

Hace ya nueve años que ingresé con los Oblatos.  No puedo decir que todo ha sido fácil, pues toda vocación tiene sus dificultades y lucha, pero cuando amas algo, estas circunstancias quedan en segundo plano.  El amor es la clave de mi vocación.  Sé que Dios es quien me amó primero y solo estoy respondiendo a Su amor infinito. 

Ahora me encuentro en mi año de internado pastoral en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Houston.  Dios mediante, en septiembre de este año pronunciaré mis votos perpetuos, en noviembre será el diaconado y la ordenación al sacerdocio en mayo de 2018.

Los Misioneros Oblatos tienen como misión servir a los pobres y más abandonados.  El mundo actual necesita gente que sirva a los pobres.  Sé que encontrarme con los pobres me ayudará a encontrar a Jesús.  Les pido sus oraciones para que pueda ser una persona consagrada que viva y transmita la esperanza y la alegría del Evangelio. ¡Dios les bendiga!

<< Celebrating 75 Years: The Oblate Grotto in San Antonio
                   Festival of Scoial Doctrine: "Multi-Stakeholder Collaboration" >>