Oración y lectura diarias 15/11

15 de noviembre de 2022

Audio de la oración diaria leída por el P. Uribe OMI

Las mascotas son una bendición, Señor. Estas amorosas criaturas nos hacen compañía y nos ayudan a superar los días difíciles. Son verdaderamente un regalo tuyo. Rezo por esos animales que viven en refugios o corren solos por las calles. Que algún día experimenten el amor que se merecen. Amén.


Lucas 19: 1-10 

En ese momento Jesús llegó a Jericó y tenía la intención de pasar por la ciudad.
Ahora bien, un hombre allí llamado Zaqueo,
que era jefe de los recaudadores de impuestos y también hombre rico, 
buscaba ver quién era Jesús;
pero él no podía verlo a causa de la multitud,
porque era bajo de estatura. 
Así que se adelantó corriendo y se subió a un sicómoro para ver a Jesús,
que estaba a punto de pasar por allí.
Cuando llegó al lugar, Jesús miró hacia arriba y dijo: 
“Zaqueo, desciende pronto,
porque hoy debo quedarme en tu casa. 
Y él descendió rápidamente y lo recibió con alegría. 
Cuando vieron esto, comenzaron a murmurar, diciendo: 
“Se ha ido a vivir a la casa de un pecador”. 
Pero Zaqueo se paró allí y le dijo al Señor:
“He aquí, la mitad de mis bienes, Señor, la daré a los pobres,
y si he extorsionado algo a alguien
Lo pagaré cuatro veces”.
Y Jesús le dijo:
“Hoy ha llegado la salvación a esta casa
porque este hombre también es descendiente de Abraham. 
Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar
y para salvar lo que se había perdido.”

15 de Noviembre

Audio de la oración diaira leída por el p. Uribe, O.M.I. 

Las mascotas son una bendición, Señor. Estas criaturas cariñosas nos hacen compañía y nos ayudan a afrontar los días complicados. Son un verdadero regalo tuyo. Rezo por aquellos animales que viven en refugios o corren solos por las calles. Que un día puedan experimentar el amor que merecen. Amén.


Lc 19, 1-10

En aquel tiempo, Jesús entró en Jericó, y al ir atravesando la ciudad, sucedió que un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trajeron de conocer a Jesús, pero la gente se lo impidió, porque Zaqueo era de baja estatura. Entonces corrió y se subió a un árbol para verlo cuando pasara por ahí. Al llegar a ese lugar, Jesús levantó los ojos y le dijo: “Zaqueo, bájate pronto, porque hoy tengo que hospedarme en tu casa”

Él bajó enseguida y lo recibió muy contento. Al ver esto, comenzaron todos a murmurar diciendo: “Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador”.

Zaqueo, poniéndose de pie, dijo a Jesús: “Mira, Señor, voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes, y si he defraudado a alguien, le restituiré cuatro veces más”. Jesús le dijo: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también él es hijo de Abraham, y el Hijo del hombre ha venido a buscar ya salvar lo que se había perdido”.


Da el siguiente paso para fortalecer tu vida de oración

A todos nos vendría bien un poco de curación en nuestra vida. Y la oración es la mejor manera de comunicar nuestras necesidades a Dios.

Oraciones de sanación es un maravilloso libro de oraciones creado por los Misioneros Oblatos para todos aquellos que anhelan el poder sanador del Señor. Para estas personas, este libro de oraciones ha sido escrito con fe y esperanza de que, unidos en oración, todos podamos experimentar la sanación del cuerpo, la mente y el espíritu en todos los aspectos de nuestras vidas.