Oración y lectura diarias 18/12

Ofrenda de la mañana

Oh Jesús, por el Inmaculado Corazón de María, te ofrezco mis oraciones, trabajos, alegrías y sufrimientos de este día por todas las intenciones de tu Sagrado Corazón, en unión con el Santo Sacrificio de la Misa en todo el mundo, para la salvación de las almas, la reparación de los pecados, la reunión de todos los cristianos, y en particular por las intenciones del Santo Padre este mes. Amén


Oración y lectura diarias para el 18 de diciembre de 2022

Consuélame, Señor, cuando me siento deprimido. Ayúdame a levantarme cuando tenga problemas para sentir tu presencia en mi vida. Sacúdeme de la depresión que tan fácilmente puede aferrarse a mí. Quédate a mi lado siempre. Amén.

Audio de la oración diaria leída por el P. Uribe OMI

Mateo 1:18-24

Así se produjo el nacimiento de Jesucristo.
Cuando su madre María estaba desposada con José,
pero antes de que vivieran juntos,
fue hallada encinta por obra del Espíritu Santo.
José su marido, ya que era un hombre justo,
sin embargo, no está dispuesto a exponerla a la vergüenza,
decidió divorciarse de ella discretamente.
Tal era su intención cuando, he aquí,
el ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo:
“José, hijo de David,
no temas recibir en tu casa a María tu mujer.
Porque es por medio del Espíritu Santo
que este niño ha sido concebido en ella.
Ella dará a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús,
porque él salvará a su pueblo de sus pecados.”
Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta:
He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo,
y le pondrán por nombre Emanuel,
que significa “Dios está con nosotros”.
Cuando José despertó,
hizo como el ángel del Señor le había mandado
y llevó a su esposa a su casa.


18 de diciembre

Consuélame, Señor, cuando me sienta abatido. Ayúdame a levantarme cuando me cuesta sentir tu presencia en mi vida. Sácame de la depresión que tan fácilmente puede aferrarse a mí. Quédate siempre a mi lado. Amén.

Audio de la oración diaira leída por el p. Uribe, O.M.I. 

Mt 1, 18-24
Cristo vino al mundo de la siguiente manera: Estando María, su madre, desposada con José, y antes de que vivieran juntos, sucedió que ella, por obra del Espíritu Santo, estaba esperando un hijo. José, su esposo, que era hombre justo, no queriendo ponerla en evidencia, pensó dejarla en secreto.

Mientras pensaba en estas cosas, un ángel del Señor le dijo en sueños: “José, hijo de David, no dudes en recibir en tu casa a María, tu esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”.

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había dicho el Señor por boca del profeta Isaías: He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, a quien pondrán el nombre de Emmanuel, que quiere decir Dios-con-nosotros.

Cuando José despertó de aquel sueño, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y recibió a su esposa.


Da el siguiente paso para fortalecer tu vida de oración

A todos nos vendría bien un poco de curación en nuestra vida. Y la oración es la mejor manera de comunicar nuestras necesidades a Dios.

Oraciones de sanación es un maravilloso libro de oraciones creado por los Misioneros Oblatos para todos aquellos que anhelan el poder sanador del Señor. Para estas personas, este libro de oraciones ha sido escrito con fe y esperanza de que, unidos en oración, todos podamos experimentar la sanación del cuerpo, la mente y el espíritu en todos los aspectos de nuestras vidas.

¡Consigue el Libro de Oraciones de Sanación!