Oración y Lectura Diaria 2/7

Ofrenda de la mañana

Oh Jesús, por el Inmaculado Corazón de María, te ofrezco mis oraciones, trabajos, alegrías y sufrimientos de este día por todas las intenciones de tu Sagrado Corazón, en unión con el Santo Sacrificio de la Misa en todo el mundo, para la salvación de las almas, la reparación de los pecados, la reunión de todos los cristianos, y en particular por las intenciones del Santo Padre este mes. Amén


Oración y lectura diarias para el 7 de febrero de 2023

Dios misericordioso, te damos gracias por tu compasión. Aunque a veces luchamos por permanecer a tu lado, eres rápido en perdonar. Eres nuestra luz que brilla cuando nuestras vidas parecen sumergidas en la oscuridad. Amén.


Marcos 7:1-13

Cuando los fariseos con unos escribas que habían venido de Jerusalén
reunidos alrededor de Jesús,
observaron que algunos de sus discípulos comían sus comidas
con las manos sucias, es decir, sin lavar.
(Para los fariseos y, de hecho, para todos los judíos,
no comer sin lavarse bien las manos,
manteniendo la tradición de los mayores.
Y al venir del mercado
no comen sin purificarse.
Y hay muchas otras cosas que tradicionalmente han observado,
la purificación de copas y cántaros y teteras y camas.)
Entonces los fariseos y los escribas le preguntaron,
“¿Por qué tus discípulos no siguen la tradición de los ancianos
sino comer con las manos sucias?
El respondió,
“Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas,
como esta escrito:

Este pueblo me honra con sus labios,
pero su corazón está lejos de mí;
en vano me adoran,
enseñando como doctrinas los preceptos humanos.

Ignoras el mandamiento de Dios pero te aferras a la tradición humana”.
Continuó diciendo,
“Cuán bien has dejado de lado el mandamiento de Dios
para mantener su tradición!
Porque Moisés dijo:
Honra a tu padre y a tu madre,
y el que maldiga al padre o a la madre morirá.
Sin embargo, dices,
'Si alguien le dice al padre o a la madre,
“Cualquier apoyo que hayas tenido de mí es qorban”'
(es decir, dedicado a Dios),
no le permites hacer nada más por su padre o su madre.
Anuláis la palabra de Dios
a favor de tu tradición que has transmitido.
Y haces muchas de esas cosas.

Cuando Jesús desembarcó y vio a la gran multitud,
su corazón se conmovió de compasión por ellos,
porque eran como ovejas sin pastor;
y comenzó a enseñarles muchas cosas.

Herodes fue quien hizo arrestar y atar a Juan en prisión
a causa de Herodías,
la esposa de su hermano Felipe, con quien se había casado.
Juan le había dicho a Herodes:
“No te es lícito tener la mujer de tu hermano”.
Herodías le guardaba rencor
y quiso matarlo pero no pudo hacerlo.
Herodes temía a Juan, sabiendo que era un hombre justo y santo,
y lo mantuvo bajo custodia.
Cuando lo oyó hablar, quedó muy perplejo,
sin embargo, le gustaba escucharlo.
Herodías tuvo una oportunidad un día cuando Herodes, en su cumpleaños,
dio un banquete a sus cortesanos, sus oficiales militares,
y los principales de Galilea.
Su propia hija entró y realizó un baile.
que deleitó a Herodes y sus invitados.
El rey le dijo a la niña:
“Pídeme lo que quieras y te lo concederé”.
Incluso le juró muchas cosas,
“Te concederé todo lo que me pidas,
hasta la mitad de mi reino.

Ella salió y le dijo a su madre:
“¿Qué voy a pedir?”
Su madre respondió: “La cabeza de Juan el Bautista”.
La niña se apresuró a regresar a la presencia del rey e hizo su pedido,
“Quiero que me des de una vez en bandeja
la cabeza de Juan el Bautista.”
El rey estaba profundamente angustiado,
pero a causa de sus juramentos y los invitados
no deseaba faltar a la palabra que le había dado.
Así que envió rápidamente a un verdugo
con órdenes de traer de vuelta su cabeza.
Se fue y lo decapitó en la prisión.
Trajo la cabeza en un plato
y se lo dio a la niña.
La niña a su vez se lo dio a su madre.
Cuando sus discípulos se enteraron,
vinieron y tomaron su cuerpo y lo pusieron en un sepulcro.


7 de febrero

Dios misericordioso, te damos gracias por tu compasión. Aunque a veces luchemos por permanecer a Tu lado, Tú eres rápido para perdonar. Tú eres nuestra luz resplandeciente cuando nuestras vidas parecen inmersas en la oscuridad. Amén.


Mc 7, 1-13

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús los fariseos y algunos escribas, venidos de Jerusalén. Viendo que algunos de los discípulos de Jesús comían con las manos impuras, es decir, sin habérselas lavado, los fariseos y los escribas le preguntaron: “¿Por qué tus discípulos vienen con manos impuras y no siguen la tradición de nuestros mayores?” (Los fariseos y los judíos, en general, no comen sin lavarse antes las manos hasta el codo, siguiendo la tradición de sus mayores; al volver del mercado, no comen sin hacer primero las abluciones, y observan muchas otras cosas por tradición, como purificar los vasos, las jarras y las ollas).

Jesús les respondió: “¡Qué bien profetizó Isaías sobre ustedes, hipócritas, cuando escribió: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. Es inútil el culto que me rinden, porque enseñan doctrinas que no son sino preceptos humanos. Ustedes dejan a un lado el mandamiento de Dios, para aferrarse a las tradiciones de los hombres”.

Después añadió: “De veras son ustedes muy hábiles para violar el mandamiento de Dios y conservar su tradición. Porque Moisés dijo: Honra a tu padre ya tu madre. El que maldiga a su padre oa su madre, morirá. Pero ustedes dicen: 'Si uno dice a su padre oa su madre: Todo aquello con que yo te podría ayudar es corbán (es decir, ofrenda para el templo), ya no puedes hacer nada por su padre o por su madre'. Así anulan la palabra de Dios con esa tradición que se han transmitido. Y hacen muchas cosas parecidas a ésta”.

Apenas bajaron de la barca, la gente los reconoció y de toda aquella región acudían a él, a cualquier parte donde sabían que se encontraba, y le llevaban en camillas a los enfermos.

A dondequiera que llegaba, en los poblados, ciudades o caseríos, la gente le ponía a sus enfermos en la calle y le rogaba que por lo menos los dejara tocar la punta de su manto; y cuantos lo tocaron, quedaron curados.


Da el siguiente paso para fortalecer tu vida de oración

A todos nos vendría bien un poco de curación en nuestra vida. Y la oración es la mejor manera de comunicar nuestras necesidades a Dios.

Oraciones de sanación es un maravilloso libro de oraciones creado por los Misioneros Oblatos para todos aquellos que anhelan el poder sanador del Señor. Para estas personas, este libro de oraciones ha sido escrito con fe y esperanza de que, unidos en oración, todos podamos experimentar la sanación del cuerpo, la mente y el espíritu en todos los aspectos de nuestras vidas.

¡Consigue el Libro de Oraciones de Sanación!