Oración y lectura diarias 28/11

28 de noviembre de 2022

Audio de la oración diaria leída por el P. Uribe OMI

Todos tenemos malos hábitos, Señor. Comemos en exceso, dedicamos demasiado tiempo a nuestros aparatos, gastamos demasiado dinero en cosas frívolas, descuidamos nuestra vida de oración, dedicamos demasiado tiempo al trabajo... y la lista continúa. Abre nuestros ojos a nuestras faltas, Señor. Ayúdanos a despojarnos de nuestros malos hábitos para que podamos estar más cerca de Ti. Amén.


Lucas 21: 1-4

Mateo 8:5-11

Cuando Jesús entró en Capernaum,
se le acercó un centurión y le suplicó, diciendo:
“Señor, mi siervo yace en casa paralítico, sufriendo terriblemente”.
Él le dijo: “Iré y lo curaré”.
El centurión respondió:
“Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo;
solo di la palabra y mi siervo sanará.
Porque yo también soy un hombre sujeto a la autoridad,
con soldados sujetos a mí.
Y le digo a uno: 'Ve', y va;
ya otro: 'Ven aquí', y viene;
y a mi esclavo: 'Haz esto', y lo hace”.
Al oír esto, Jesús se asombró y dijo a los que le seguían:
“De cierto os digo, en nadie en Israel he hallado tanta fe.
Os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente,
y se recostará con Abraham, Isaac y Jacob
en el banquete en el Reino de los cielos.”


Esta semana los oblatos de Tailandia rezan por ti.

Uno de estos Oblatos es el P. June Khaeser, OMI, párroca de la Parroquia de Nuestra Señora de Lourdes en Petchabun. Además de dirigir una gran parroquia, el P. June también ayuda en la escuela local. Su interés es por los pobres, por los más débiles y por los de la periferia. “Para mí la pobreza, el malestar es una gran lección. Siempre me pregunto cómo puede ser feliz una persona discapacitada, pobre, abandonada. Cuando me siento a su lado, cuando los escucho, descubro su mundo, un mundo de sufrimiento ciertamente, pero también un mundo de lucha contra la desesperanza y la desesperación que los hace fuertes y capaces de ganar la batalla a la depresión. La sonrisa que veo en sus labios me dice que la vida es más fuerte que el dolor, que la vida tiene sentido aunque la evidencia parezca negarlo. Sus historias son una gran lección para mí para ayudarme a tener una experiencia de fe; Veo a Dios obrando en su dolor”.

Envía tus peticiones de oración>>


28 de Noviembre

Audio de la oración diaira leída por el p. Uribe, O.M.I. 

Todos tenemos malos hábitos, Señor. Comemos en exceso, pasamos demasiado tiempo con nuestros aparatos, gastamos demasiado dinero en cosas frívolas, descuidamos nuestra vida de oración, pasamos demasiado tiempo trabajando… la lista no acaba. Abre nuestros ojos a nuestras faltas, Señor. Ayúdanos a despojarnos de nuestros malos hábitos para que podamos estar más cerca de Ti. Amén.


Mateo 8, 5-11
En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaúm, se le acercó un oficial romano y le dijo: “Señor, tengo en mi casa un criado que está en cama, paralítico, y sufre mucho”. Él le respondió: “Voy a curarlo”.

Pero el oficial le replicó: “Señor, yo no soy digno de que entre en mi casa; con que digas una sola palabra, mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; cuando le digo a uno: '¡Ve!', él va; al otro: '¡Ven!', y viene; a mi criado: '¡Haz esto!', y lo hace”.

Al oír aquellas palabras, se admiró Jesús y dijo a los que lo seguían: “Yo les aseguro que en ningún israelita he hallado una fe tan grande. Les aseguro que muchos vendrán de oriente y de occidente y se sentarán con Abraham, Isaac y Jacob en el Reino de los cielos”.


Da el siguiente paso para fortalecer tu vida de oración

A todos nos vendría bien un poco de curación en nuestra vida. Y la oración es la mejor manera de comunicar nuestras necesidades a Dios.

Oraciones de sanación es un maravilloso libro de oraciones creado por los Misioneros Oblatos para todos aquellos que anhelan el poder sanador del Señor. Para estas personas, este libro de oraciones ha sido escrito con fe y esperanza de que, unidos en oración, todos podamos experimentar la sanación del cuerpo, la mente y el espíritu en todos los aspectos de nuestras vidas.