Muere legendario activista oblato por la paz

El padre Carl Kabat, OMI, un incansable opositor de las armas nucleares, murió el 4 de agosto en San Antonio, Texas, a la edad de 88 años. Gran parte de su influencia provino de su compromiso inquebrantable con las protestas públicas y un espíritu desafiante con un toque de ingenio astuto.

El padre Kabat a veces entraba ilegalmente en las bases militares vestido como un payaso, un homenaje a la advertencia de San Pablo en Corintios de ser valientes pero humildes: "Somos locos por Cristo".

El padre Kabat fue encarcelado repetidamente, pasando un total de casi 20 años en prisión desde la década de 1970, pero se mantuvo firme en su creencia en la desobediencia civil para llamar la atención sobre las amenazas de los arsenales nucleares.

A través de tiempos difíciles, el carisma oblato – “predicar el Evangelio a los pobres” – ofreció dirección a este implacable manifestante contra las armas nucleares.