Nuestra Señora de la Pandemia

por el padre Mark Dean, OMI

Our Lady of the PandemicDurante la época de la pandemia de Covid-19, pinté un ícono. Los trabajos se iniciaron el Jueves Santo, 9 de abril, y la última pincelada se realizó el día de la festividad de Catalina de Siena, el 29 de abril.

Para la base de este icono utilicé un patrón basado en el icono de la Virgen de la Zarza Ardiente, que muestra un icono de María y el Niño Jesús alojado en un árbol en una isla. El árbol tiene hojas con una llama.

Hice un ícono hace varios años en memoria de mi hermano menor, Jim, quien murió en 1992. Agregué en ese momento una sola flor de lirio, en honor a él porque el lirio era su flor favorita. El iris es realmente bonito, pero desafortunadamente no duran mucho. Mi hermano, que estaba en sus últimas semanas de vida en ese momento, dijo: "Y eso es lo que dirán de mí... 'Jim Dean, no duró mucho, pero fue lindo mientras estuvo aquí'".

El icono de la Virgen de la Zarza Ardiente hace referencia a la historia de Moisés y la Zarza Ardiente, que ardía pero no se consumía. La Iglesia primitiva vio esto como un símbolo de María y el nacimiento virginal, ella que dio a luz y permaneció virgen.

Uno de los primeros cambios que hice a este patrón fue usar la imagen mariana principal, el ícono de Nuestra Señora de la Ternura, como se muestra en el ícono de Nuestra Señora de Vladimir, quizás el ejemplo más famoso de este estilo. También incorporé al ícono a los dos ángeles representados en el ícono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

En el halo de María se incluyen 12 estrellas abstractas. Solo nueve son visibles, porque tres están ocultos por María y el Niño Jesús. Si bien las estrellas no son infrecuentes en los íconos de María, estas estrellas se colocaron en referencia a María, Madre de la Divina Misericordia.

En primer plano agregué un campo de lirios, para mí un símbolo de nuestros queridos difuntos, quienes, aunque están fuera de la vista, no están fuera del corazón, la mente o el alcance. Finalmente, en referencia a la pandemia del Covid-19, coloqué un símbolo del coronavirus en la cruz que porta el ángel de la derecha y luego añadí un murciélago, en referencia al origen del virus.

Si desea apoyar a los misioneros oblatos, haga clic aquí.

Artículos de sala de prensa

Sesenta años de inspiración de Lourdes

Nuestra Señora de la Pandemia

Oblatos construyen colegio en Pakistán

La Gracia de Dios es Mayor que la Pandemia

El futuro de los oblatos… Chris Streetman

Los oblatos hacen brillar la luz de Nuestra Señora

Mi historia vocacional – P. David Uribe, O.M.I.

Misioneros haitianos difunden alegría

El Santuario amplía los servicios de peregrinación

La Misión Oblata en Tijuana Cambia los Límites Parroquiales

Padre David Uribe, OMI es nombrado nuevo Director del Santuario

Minería por el Bien Común

El Oblato Mayor de América, el P. Clarence Zachman celebra el 70 aniversario del sacerdocio

¡Feliz Fiesta a toda la Familia Oblata!

El músico de los Santos Ángeles

Un vistazo a la experiencia misionera en las colinas de Bangladesh

No eres inútil ni insignificante

Padre Elvis Mwamba, OMI se une al equipo del Santuario

Pagando hacia adelante en Tijuana,
BC México

Nuevas formas de ser misioneros ecológicos

Día Mundial de la Juventud

Oblatos aceptan nuevo ministerio en Brasil

Llevando la Palabra y el Mundo a Zambia

Hermano Herat - El corazón de un misionero

A juicio por acciones contra la Madre Tierra

Construyendo futuros más brillantes para los niños en Tailandia

Un misionero por más de 50 años bajo cero

Comenzando el diálogo sobre la minería canadiense

Oblatos enseñando la paz en Sri Lanka

Un médico para el cuerpo y el alma

Nueva estatua de San Eugenio de Mazenod

Cruz oblata perdida encuentra su camino a casa

Programa de Reciclaje en la Escuela Oblata de Teología

El primer oblato de Angola

Actualización de las Misiones: Venezuela

Trayendo amor a los niños de China