Cruces Oblatas

Los oblatos están haciendo crecer la fe

Consagración de una Iglesia y Escuela en Madagascar

En septiembre, los Misioneros Oblatos celebraron la consagración de una nueva iglesia y escuela en la misión de Misokitsy, Madagascar. 

La iglesia, conocida como Madre de la Iglesia, y la escuela fueron obsequios de la Arquidiócesis de Szczecin-Kamien, Polonia, en celebración del 50 aniversario de existencia de la diócesis.

“Hemos creado un puente espiritual de iglesias entre Polonia y Madagascar que pueden estar distantes unos de otros por kilómetros, pero son solidarios a través de la oración y el apoyo mutuo”, dijo el p. Pawel Placzek, Director del Obrero Misionero Pontificio de la Arquidiócesis de Szczecin-Kamien. “Después de todo, las misiones son una cuestión de fe. Hicimos esto por Cristo”.

La primera piedra de la iglesia en Misokitsy se colocó el 1 de diciembre de 2019. La piedra se excavó de los cimientos de la Catedral de Szczecin como un signo simbólico de unidad entre las dos comunidades.

La celebración de la consagración comenzó con un saludo tradicional. Los invitados de Polonia fueron transportados en carruajes tirados por toros. Durante la Eucaristía, presidida por el obispo de Morondava, se consagró la iglesia y los jóvenes recibieron el sacramento de la Confirmación.


Una nueva iglesia en Pakistán

Los Misioneros Oblatos están construyendo una nueva iglesia en Pakistán a lo largo de la frontera oriental con la India. Cuando se complete, será una iglesia misionera conectada con la parroquia Oblata de Nuestra Señora de los Dolores en Kasur.

La parroquia de Kasur es la parroquia más antigua de la diócesis de Lahore. Los Oblatos han sido responsables de la parroquia desde 2007. Actualmente hay ocho estaciones misioneras en el área conectadas con la parroquia con catequistas trabajando en cada sitio realizando trabajo misionero.

Los oblatos llegaron a Pakistán en 1971 por invitación del obispo de la diócesis de Faisalabad debido a la grave escasez de sacerdotes en el país. Además de los ministerios parroquiales, los Oblatos también crearon recientemente una escuela secundaria en una de las zonas más pobres del país.