Fr. Mark Dean, O.M.I.

Nuestra Señora de la Pandemia

por el padre Mark Dean, OMI

Durante la época de la pandemia de Covid-19, pinté un ícono. Los trabajos se iniciaron el Jueves Santo, 9 de abril, y la última pincelada se realizó el día de la festividad de Catalina de Siena, el 29 de abril.

Para la base de este icono utilicé un patrón basado en el icono de la Virgen de la Zarza Ardiente, que muestra un icono de María y el Niño Jesús alojado en un árbol en una isla. El árbol tiene hojas con una llama.

Hice un ícono hace varios años en memoria de mi hermano menor, Jim, quien murió en 1992. Agregué en ese momento una sola flor de lirio, en honor a él porque el lirio era su flor favorita. El iris es realmente bonito, pero desafortunadamente no duran mucho. Mi hermano, que estaba en sus últimas semanas de vida en ese momento, dijo: "Y eso es lo que dirán de mí... 'Jim Dean, no duró mucho, pero fue lindo mientras estuvo aquí'".

El Icono de la Virgen de la Zarza Ardiente hace referencia a la historia de Moisés y la Zarza Ardiente, que ardía pero no se consumía. La Iglesia primitiva vio esto como un símbolo de María y el nacimiento virginal, ella que dio a luz y permaneció virgen.

Uno de los primeros cambios que hice a este patrón fue usar la imagen mariana principal, el ícono de Nuestra Señora de la Ternura, como se muestra en el ícono de Nuestra Señora de Vladimir, quizás el ejemplo más famoso de este estilo. También incorporé al ícono a los dos ángeles representados en el ícono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

En el halo de María se incluyen 12 estrellas abstractas. Solo nueve son visibles, porque tres están ocultos por María y el Niño Jesús. Si bien las estrellas no son infrecuentes en los íconos de María, estas estrellas se colocaron en referencia a María, Madre de la Divina Misericordia.

En primer plano agregué un campo de lirios, para mí un símbolo de nuestros queridos difuntos, quienes, aunque están fuera de la vista, no están fuera del corazón, la mente o el alcance. Finalmente, en referencia a la pandemia del Covid-19, coloqué un símbolo del coronavirus en la cruz que porta el ángel de la derecha y luego añadí un murciélago, en referencia al origen del virus.

Fr. Mark Dean, O.M.I.

Nuestra Señora de la Pandemia

Por el P. Mark Dean, OMI

Durante la pandemia de Covid-19 pinté un ícono. La tarea comenzó el Jueves Santo, 9 de abril y la última pincelada fue en la fiesta de Catalina de Siena, el 29 del mismo mes.

Como base del ícono utilicé un patrón de la Virgen de la Zarza Ardiente, que muestra a María y el Niño Jesús incrustado en un árbol en una isla. El árbol tiene hojas en llamas.

Hace varios años hice un ícono en recuerdo a Jim, mi hermano más pequeño, quien tendría en 1992. En ese entonces le agregué un solo lirio en su honor, pues era su flor favorita. El lirio es una flor hermosa, pero no dura mucho. Mi hermano, quien entonces estaba en sus últimas semanas de vida, dijo “y eso es lo que dijo de mí… 'Jim Dean, no pasó mucho, pero fue hermoso mientras estuvo con nosotros”.

El ícono de la Virgen de la Zarza Ardiente es en referencia a la historia de Moisés y la Zarza Ardiente, que se quemó pero no fue consumida. En las primeras etapas de la Iglesia fue un símbolo de María y el Nacimiento de la Virgen, aquélla que aun dando a luz, siguió siendo virgen.

Uno de los primeros cambios que hice al patrón fue utilizar la imagen Mariana principal de nuestra Señora de la Ternura, según el ícono de Nuestra Señora de Vladimir, tal vez el ejemplo más famoso de este estilo. En el ícono incluí también a los dos ángeles del ícono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

El halo de María incluye 12 estrellas abstractas, de las cuales solo 9 son visibles, pues tres están ocultas por María y el Niño Jesús. Aun cuando las estrellas son íconos comunes a María, estas estrellas fueron colocadas en referencia a María, Madre de la Divina Misericordia.

En el fondo añadí un campo de lirios, para mí un símbolo de nuestro querido fallecido, quien aunque no visible, continúa en nuestro corazón y mente. Por último, y como referencia a la pandemia del Covid-19, coloqué un símbolo del coronavirus en la cruz sostenido por un ángel a la derecha y añadí un murciélago, como referencia al origen del virus.

Señora de la Ternura, Señora del Perpetuo Socorro, Madre de la Divina Misericordia, Intercede por nosotros ante Dios para que nos bendiga y ayude a todos los que sufren por la pandemia del coronavirus. Que todos los que miren esta imagen conozcan el toque sanador de Dios.

Amén.

February 2021 Oblate World
febrero 2021
febrero de 2021
Desplácese hacia abajo en los artículos de la versión en español.

En el interior

Tenemos suerte de conocer al p. benny

Nuestra Señora de la Pandemia

En busca de un futuro mejor en Tijuana

Una llamada de atención para involucrarse

Cruces Oblatas

Los Misioneros Oblatos se están volviendo ecológicos

La próxima generación de oblatos

Dios ha sido bueno con el p. Franco

Nadie debería morir sin ser amado

Mi historia de vocación: p. Richard Sudlik, OMI

¿Dirigido a la santidad?

Perfil del seminarista: Hno. Solomon Gaja, OMI

Dejando un legado duradero