Oblate World Magazine June 2018
junio 2018
junio de 2018
Desplácese hacia abajo en los artículos de la versión en español.

En el interior
de la provincia Padre Luis Studer, OMI
Oblatos misioneros reconocidos durante las visitas papales
Padre Nick Harding, OMI un ministerio gratificante y fascinante en el Perú
Foco Oblato: P. Andy Knop, OMI
Por mar y tierra El viaje misionero del p. Tuan Pham, OMI
Cruces Oblatas
Construyendo un futuro mejor en Tailandia
100 años en la montaña
“Nos tenemos los unos a los otros” Granja apoyada por los oblatos Impactando vidas
en puerto rico

En el camino a la santidad
125 Años de Fe: Parroquia de San Casimiro
Mi historia vocacional: Lázaro Ángel Leal
Donante destacado: Mary Agnes Leonard
 

Del Provincial, P. Luis Studer, OMI

Queridos amigos oblatos,
En enero tuve la bendición de viajar a Zambia para experimentar el trabajo misionero de los Oblatos.  Fue un viaje maravilloso, pero con una complicación: tuve problemas para dormir.  Mi problema se debió a que recibí un correo electrónico de Roma unos días antes de mi viaje.  Dijo que Bp. Había fallecido Eugeniusz Juretzko, OMI de Camerún.  Anteriormente había conocido a Bp. Juretzko en Polonia y compartió una historia que nunca olvidaré.
El obispo Juretzko fue el "apóstol de los pigmeos".  Originario de Polonia, pasó décadas viviendo en aldeas pigmeas donde estableció iglesias, escuelas e incluso cavó pozos.  Antes de regresar a Polonia para unas cortas vacaciones, Bp. Juretzko había regalado rosarios de plástico a algunos de los pigmeos.  Todas las noches rezaban el rosario.  Una noche, los pigmeos habían comido con cebollas.  Cuando rezaban el rosario, partículas de cebolla se pegaban a las cuentas.  Los pigmeos pusieron sus rosarios en sus camas esa noche y cuando despertaron, todas las cuentas habían desaparecido: ¡las ratas se habían comido los rosarios, pensando que eran cebollas!
Cuando Bp. Juretzko me contó esa historia y me preguntó si tenía rosarios extra para sus pigmeos.  Afortunadamente había traído una caja de rosarios para entregársela a los Oblatos polacos como agradecimiento por su hospitalidad.  Los oblatos polacos nunca recibieron esos rosarios, sino los pigmeos.
Durante mi viaje a Zambia, la mayor parte de esas primeras noches estuve dando vueltas en la cama.  No podía sacarme de la cabeza esas ratas que comen rosarios.  Afortunadamente nunca vi ratas.  Pero encontré oblatos que trabajan con zambianos tan necesitados como Bp. Los pigmeos de Juretzko: personas con suministros limitados de alimentos, falta de agua potable, viviendas inadecuadas y sin sistemas de saneamiento.
Mi regalo de los rosarios no fue realmente un regalo mío.  Fue un regalo de amigos como usted, porque es su generosidad la que permite a los Misioneros Oblatos dar el don de la esperanza a los pobres en lugares como Camerún y Zambia.  Cuando te vayas a dormir esta noche, reza por nuestros Oblatos y las personas a las que sirven en estos países.  Y gracias a Dios que no tienes que preocuparte de que una rata se coma tu rosario mientras duermes.
 

Fr. Louis Studer, OMI, Provincial United States Province

Fr. Louis Studer, OMI, Provincial United States Province
Padre Luis Studer, OMI
Provincial, Provincia de Estados Unidos
 

Del Provincial, P. Louis Studer, OMI

Estimados amigos de los Oblatos,

En enero tuve la bendición de viajar a Zambia para ver la tarea misionera de los Oblatos.  Fue un viaje maravilloso, con solo una complicación – Me costaba dormir y fue debido a recibir un email de Roma algunos días antes de mi viaje. Por él me enteré del fallecimiento del Obispo Eugeniusz Juretzko, OMI de Camerún.  Conocí al Obispo Juretzko en Polonia y compartió conmigo una historia que nunca olvidaré.

El ObispoJuretzko fue el “Apóstol de los Pigmeos”.  Originario de Polonia, vivió por décadas en aldeas de pigmeos, donde desarrollaron iglesias, construyeron escuelas e incluso perforaron pozos. Antes de volver a Polonia para unas vacaciones cortas, el ObispoJuretzko había entregado rosarios de plástico a algunos de los pigmeos, quienes lo rezaban cada noche. Una noche, los pigmeos habían cenado algo con cebolla y al rezar el rosario, las cuentas se impregnaron de pequeños pedazos. Al ir a dormir, dejaron sus rosarios sobre las camas y al despertar, las cuentas no estaban – ¡las ratas se habían comido los rosarios, creyendo que eran cebollas! 

Al contarme la historia, el Obispo J.uretzko me preguntó si tenía algunos rosarios extras para sus pigmeos. Afortunadamente, había traído una caja de rosarios para los Oblatos polacos, para agradecer su hospitalidad. Así que los pigmeos obtuvieron los rosarios en vez de los Oblatos.

En mi viaje a Zambia, la mayoría de las noches fueron inquietas, de un lado para otro sin poder dormir. No podía alejar de mi mente a las ratas que comían rosarios. Afortunadamente nunca vi ningún roedor. Aunque sí encontré que la gente con la que trabajan los Oblatos tiene tanta necesidad como los pigmeos del Obispo Juretzko – gente con poco alimento, falta de agua potable, viviendas inadecuadas y sin sistema sanitario.

Mi obsequio de los rosarios no provino en realidad de mí. Fue un regalo de amigos como ustedes, pues su generosidad permite a los Misioneros Oblatos llevar el obsequio de esperanza a los pobres, en lugares como Camerún y Zambia.  ¡Cuando vayan a dormir hoy por la noche, recuerden en sus oraciones a nuestros Oblatos ya la gente con la que trabajan en esos países! ¡Gracias a Dios, no deben preocuparse de que algún roedor se alimente con su rosario mientras duerme!

 

P. Louis Studer, OMI, Provincial Provincia de los Estados Unidos


P. Louis Studer, OMI
Provincial, Provincia de los Estados Unidos