Oblate World Junejunio 2019
junio de 2019
Desplácese hacia abajo en los artículos de la versión en español.

En el interior

de la provincia Padre Luis Studer, OMI

Marcando la diferencia durante 75 años en Haití

Cruces Oblatas

Celebrando los 25 años de la Reserva Natural Woods de los Misioneros Oblatos

Las favelas son mi tipo de lugar

El arte de la fe

El Oblato Mayor de América, el P. Clarence Zachman celebra su 70 aniversario de sacerdocio

“Vengo del fin de la tierra”.

Oblatos responden a la crisis migratoria de Tijuana

Navegando hacia una vida misionera

El hermano Andy Lawlor, OMI encuentra su vocación como hermano oblato

Donante Destacado Dee y Jack Moynihan

 

 

El músico de los Santos Ángeles

Cuando Robert Chambers fue sepultado en enero, tenía en sus manos una Cruz Oblata de los Misioneros Oblatos.  Fue un gesto apropiado para un hombre cuya vida había estado entrelazada con los Oblatos durante 87 años.

“El señor Chambers fue verdaderamente un pilar de nuestra parroquia (Holy Angels en Buffalo, Nueva York)”, dijo el p. John Madigan, OMI que conoció al Sr. Chambers durante más de 60 años.  “Era un alma gentil que era amada por todos los que lo conocían”.

Mister Chambers será recordado por los feligreses de Holy Angel principalmente por un legado musical que se extendió por más de 100 años.  Su su madre, Francisco, fue nombrada el organista de la iglesia en 1912 y Chambers fue el organista en casi todas las misas, funerales, bodas y otros eventos parroquiales hasta 2017.

“Amo la iglesia.  Amo la musica.  Amo el ministerio.  Es un gran regalo”, dijo el Sr. Chambers en una entrevista con el Católico del oeste de Nueva York periódico en 2017.  “Es un lugar maravilloso para servir con los Oblatos de María Inmaculada.  Simplemente disfruto cada minuto.  Es una gran oportunidad para agradecer a Dios por tantos dones y gracias que todos hemos recibido”.

El señor Chambers tuvo una conexión de por vida con la parroquia de Holy Angels.  Sus padres se conocieron como miembros del coro parroquial.  Cuando era niño, los talentos musicales del Sr. Chambers ya estaban siendo utilizados cuando tocaba una marcha en el piano todos los días mientras sus compañeros de clase entraban en la escuela Holy Angels.

Francis Chambers ejerció como organista en Holy Angels durante 60 años, de 1912 a 1972.  Fue nombrada Oblata Honoraria en 1963.  En 1947, Robert Chambers comenzó a compartir las funciones de organista con su madre y finalmente se convirtió en el organista principal de la parroquia.  El señor Chambers también ha sido honrado como Oblato Honorario y llevó la Cruz Oblata que había pertenecido a su madre.

Además de su largo legado en Holy Angels, el Sr. Chambers también influyó en generaciones de jóvenes en la escuela secundaria Bishop Timon en Buffalo.  El señor Chambers comenzó como profesor de inglés y latín y finalmente se desempeñó como director de la escuela durante 25 años.  En 1978, los estudiantes dedicaron su anuario a su director con una frase simple: “Ninguna persona ha sacrificado más por la comunidad de Timón que el Sr. Robert H. Chambers”.

Después  La muerte del Sr. Chambers, fue recordado en la página de Facebook de la escuela por “crear un clima en el que cada uno de nosotros, estudiante y maestro, pudiéramos trabajar al máximo de nuestras capacidades.  Tenía tiempo para todos: un oficial superior de estudiantes, un estudiante de primer año desconcertado, un miembro de la facultad furioso, un padre ansioso, un oficinista o un ex alumno visitante.  Era un ejemplo interminable de un caballero”.

Al jubilarse de la escuela secundaria Bishop Timon, el Sr. Chambers dedicó la mayor parte de su tiempo a la parroquia de Holy Angels.  Además de su ministerio musical, también se desempeñó como asociado pastoral y estuvo involucrado en casi todos los aspectos de la vida parroquial.

El señor Chambers vio el servicio a la Iglesia como una vocación.  Dijo que disfrutó cada día que pasó en Holy Angels porque era una oportunidad de trabajar con los Oblatos y ministrar a la gente de la parroquia.

“Los Oblatos son una congregación maravillosa”, dijo el Sr. Chambers.  “Me dieron la oportunidad de servir al Señor y responder a Su llamado”.

El Músico de Santos Ángeles

Al ser sepultado en enero, Robert Chambers llevaba en sus manos la Cruz de los Misioneros Oblatos. Algo apropiado para un hombre cuya vida estuvo ligada a los Oblatos por 87 años.

“El Señor Chambers fue un verdadero pilar de nuestra parroquia (Holy Angels en Buffalo, Nueva York)”, dijo el P. John Madigan, OMI, quien conoció al Sr. Chambers por más de 60 años. “Era una persona amable, a quien todos querían.”

Los feligreses de Holy Angels recordarán al Sr. Chambers antes que nada, por el legado musical de más de 100 años. Su madre, Francis, fue nombrada organista de la iglesia en 1912 y alguien de la familia Chambers fue organista en casi cada Misa, funeral, boda u otro evento de la parroquia hasta 2017.

“Amo la iglesia, la música y el ministerio. Es un gran obsequio”, dijo el Sr. Chambers en una entrevista al periódico Católico del oeste de Nueva York en 2017. “Es un lugar maravilloso para trabajar junto con los Oblatos de María Inmaculada. Disfruto cada minuto y es una gran oportunidad para agradecer a Dios las muchas bendiciones que todos hemos recibido.”   

Toda la vida del Sr. Chambers estuvo ligada a la parroquia Holy Angels. Sus padres se conocieron al pertenecer al coro de la parroquia. Desde el talento musical del Sr. Chambers fue aprovechado, pues diariamente tocaba en el piano una marcha para recibir a sus compañeros de clase en la escuela Holy Angels.

Francis Chambers trabajó como organista en Holy Angels por 60 años, de 1912 a 1972. Fue nombrada Oblato Honorario en 1963. En 1947, Robert Chambers comenzó a compartir la tarea como organista con su madre y eventualmente se convirtió en el organista principal. El Sr. Chambers también fue honrado como Oblato Honorario y recibió la Cruz Oblata que perteneció a su madre.

Además de su gran legado en Holy Angels, el Sr. Chambers también influyó en la vida de varias generaciones de jóvenes en la Preparatoria Bishop Timon en Buffalo. Comenzó como profesor de inglés y latín y con el tiempo fue director de la escuela durante 25 años. En 1978 los estudiantes dedicaron su año a su Director, con una sencilla oración: “Ninguna persona ha sacrificado más por la comunidad Timón que el Sr. Robert H. Chambers”.

A su muerte, el Sr. Chambers fue registrado en la página de Facebook de la escuela por “crear un ambiente donde todos, estudiantes y profesores, pudiéramos alcanzar el máximo de nuestras habilidades. Siempre tenía tiempo para todos: un estudiante de último grado, un estudiante de primer grado desconcertado, un profesor molesto, un padre preocupado, un trabajador administrativo o algún alumno de visita. Fue un ejemplo de caballerosidad inagotable.”

Después de su retiro de la Preparatoria Bishop Timon, el Sr. Chambers dedicó la mayor parte de su tiempo a la parroquia Holy Angels. Además de su ministerio musical, también trabajó como asociado pastoral, participando en casi todo lo relacionado a la vida parroquial.

El Sr. Chambers veía su trabajo para la iglesia como un llamado y decía disfrutar todos los días que pasaba en Holy Angels, pues era una oportunidad de trabajar con los Oblatos y con la gente de la parroquia. “Los Oblatos son una congregación maravillosa”, decía el Sr. Chambers. “Me dio la oportunidad de servir al Señor y responder a Su llamado”.