Lisa Scaglione

Co-Misioneros Oblatos Lisa Scaglione y Paul Thacker

El año pasado Lisa Scaglione y su marido, Paul Thacker, visitaron las misiones de los Misioneros Oblatos en Turkmenistán.  Para la pareja fue como hacer un viaje en el tiempo de casi 2.000 años.

“Cuando vimos a los Oblatos ministrando en Turkmenistán sentimos que estábamos recordando los primeros días de la Iglesia”, dijo Lisa.  “Estábamos viendo el rostro de Cristo mostrado a la gente por primera vez”.

Lisa y Paul han sido benefactores del trabajo de los Oblatos en Turkmenistán desde 2016.  Se convirtieron en co-misioneros de los Oblatos por accidente.

Lisa navegaba por Internet buscando información sobre las misiones católicas en la ex Unión Soviética.  Lisa vivió en la región durante algunos años después de obtener una licenciatura en Lengua y Literatura Rusas y una maestría en Estudios Rusos y de Europa del Este.  Cuando se encontró con una historia sobre los tres sacerdotes oblatos que trabajaban en Turkmenistán, Lisa supo que ella y su marido tenían que involucrarse en esa misión.

Lisa dijo que le llamó especialmente la atención una parte del artículo que hablaba de una mujer musulmana que se convirtió al cristianismo y fue bautizada por los Oblatos.  La mujer dijo que nunca supo que había un Dios amoroso antes de conocer a los Oblatos.

Lisa y Paul, propietarios de una instalación ecuestre y un estudio de fotografía en las afueras de Portland, Oregón, comenzaron a apoyar la misión de Turkmenistán después de leer el artículo.  Cuando supieron que miembros del equipo de liderazgo de los Oblatos en EE.UU. viajaban a Turkmenistán, aprovecharon la oportunidad de ver de primera mano la misión que se había vuelto tan cercana a sus corazones.

Tanto Lisa como Paul dijeron que su viaje a Turkmenistán fortaleció su fe y les confirmó el valor de la misión oblata que lleva la Palabra de Dios a algunas de las personas más desatendidas espiritualmente del mundo.

“La Iglesia es una iglesia misionera y el Papa Francisco promueve que la Iglesia debe salir a las periferias”, dijo Lisa.  “Y realmente se puede ver que eso sucede con los Oblatos y su trabajo en Turkmenistán”.

Para Paul, pasar un tiempo en Turkmenistán fue una experiencia reveladora de cómo es la vida en la periferia de la sociedad.  Pudo ver y experimentar las luchas de vivir al límite y descubrir cómo la fe puede tener un impacto profundo en las vidas de los pobres y necesitados.

“La fe de los sacerdotes oblatos es lo que más me impresionó.  No es sólo una fe teórica, sino muy real, que está viva al llevar el mensaje del Evangelio en toda su plenitud a cada persona que encuentra", dijo Paul.  “En Turkmenistán descubrí el amor puro de Dios”.

Lisa Scaglione

Co-Misioneros Oblatos Lisa Scaglione y Paul Thacker

El año pasado Lisa Scaglione y su esposo, Paul Thacker, visitaron la misión de los Oblatos en Turkmenistán. Para la pareja fue como viajar en el tiempo a hace casi 2.000 años.

“Al ver a los Oblatos trabajar en Turkmenistán, sentimos que veíamos los primeros días de la Iglesia”, dijo Lisa. “Vimos mostrar el rostro de Jesús a las personas por primera vez”.

Lisa y Paul han sido benefactores del trabajo de los Oblatos en Turkmenistán desde 2016 y se hicieron co-misioneros con los Oblatos por accidente.

Lisa navegaba en internet buscando información de misiones católicas en la antigua Unión Soviética. Lisa vivió algunos años en la región tras concluir su Maestría en Idioma y Literatura Rusa y una Maestría en Estudios Rusos y de Europa del Este. Al encontrar una historia sobre tres sacerdotes Oblatos que trabajaban en Turkmenistán, supo que junto con su esposo debía participar en esa misión.

Lisa comentó que le impactó en particular una parte del artículo sobre una mujer musulmana que se había convertido al catolicismo y bautizada por los Oblatos, diciendo que antes de conocer a los Oblatos nunca supo que había un Dios amoroso.

Lisa y Paul, dueños de una instalación ecuestre y un estudio fotográfico en las afueras de Portland, Oregón, comenzaron a apoyar la misión en Turkmenistán después de leer el artículo. Al enterarse de que algunos miembros del liderazgo de los Oblatos en los EU viajarían a Turkmenistán, aprovecharon la oportunidad de ver personalmente la misión con la se habían encariñado tanto.

La pareja comentó que su visita a Turkmenistán fortaleció su fe y les confirmó el valor de la misión de los Oblatos de llevar la Palabra de Dios a una parte de la gente más abandonada espiritualmente en el mundo.

“La Iglesia es misionera y el Papa Francisco promueve que la Iglesia vaya a la periferia”, dijo Lisa. “Realmente puedes ver que de eso se trata la labor de los Oblatos en Turkmenistán”.

Para Paul, la visita a Turkmenistán fue una experiencia de apreciación de lo que es la vida en el margen de la sociedad. Pudo apreciar y experimentar las dificultades de los que viven en ella y descubrir cómo la fe puede ser una gran ayuda en la vida de los pobres y necesitados.

“Lo que más me impresionó fue la fe de los sacerdotes Oblatos. No es solo una teoría, sino una fe muy real que está viva al llevar el mensaje del Evangelio a plenitud a cada persona con la que se reúnen”, dijo Paul. “En Turkmenistán descubrirá el amor verdadero de Dios”.

 

Oblate World Junejunio 2020
Junio de 2020
Desplácese hacia abajo en los artículos de la versión en español.

En el interior

Un Ministerio Que Surgió Del Lodo

La fe florece en el desierto

Cruces Oblatas

Comisionados Oblatos –
Lisa Scaglione y Paul Thacker

Gracias a Dios - Estoy Aquí

llevando la cruz

El guardián de mi hermano

Mi historia vocacional –
Padre Bill O'Donnell, OMI

“¡Alabado sea Jesucristo y María Inmaculada!”

Cambiando vidas en Tijuana