Los oblatos de Zambia mejoran los ministerios estadounidenses

Zambia ElvisPara ser un buen misionero, debe estar dispuesto a caminar una milla en los zapatos de otra persona. Para un grupo de Misioneros Oblatos de Zambia, eso significa cambiar las sandalias y zapatillas de deporte de su juventud por botas de vaquero, mocasines y esquís para la nieve.

En los últimos años, un número creciente de Oblatos de Zambia han venido a los Estados Unidos para fortalecer los ministerios oblatos y diocesanos. Hoy estos oblatos ministran desde Nueva York hasta Texas y varios lugares intermedios.

“Me han recibido calurosamente en mi nueva casa oblata”, dijo FR. ABRAHAM CHIMESE, OMI que trabaja con seminaristas Oblatos en San Antonio, Texas. “Hay algo especial y placentero en esta vida oblata, y lo encuentras sin importar a dónde vayas”.

Actualmente hay 16 oblatos de Zambia en los Estados Unidos que ejercen como sacerdotes, hermanos o seminaristas. Muchos de estos Oblatos han encontrado un hogar en San Antonio.

EL PADRE HUMPHREY MILIMO, OMI es párroco de la Parroquia Sagrada Familia en San Antonio. El año pasado, la Diócesis de San Antonio preguntó a los Oblatos si podían atender la parroquia que enfrentaba la posibilidad de cerrar.

Dirigir la Parroquia de la Sagrada Familia es la tercera tarea del P. Humphrey. Anteriormente formó parte del personal del Noviciado Oblato y también trabajó en el ministerio parroquial en Buffalo, Nueva York.

Otros dos sacerdotes oblatos de Zambia ayudan en la Parroquia de la Sagrada Familia mientras también trabajan en asignaciones de tiempo completo con la diócesis.

PADRE HECTOR KALALUKA, OMI trabaja como Capellán de Prisión a través del Ministerio de Justicia Penal de la diócesis. Su viaje oblato ya se ha extendido desde Zambia a Roma y ahora a Texas.

PADRE GODFREY MWANSA, OMI trabaja como Capellán en ocho hospitales en el área de San Antonio. Su ministerio comenzó el año pasado.
durante el apogeo de la pandemia de Covid-19.

“Mi ministerio no es solo para los pacientes sino también para las familias”, dijo el p. Godofredo. “El enfoque no puede estar solo en la muerte, sino que también debe verse como una celebración de la vida”.

Ministrar a los enfermos y moribundos no es nada nuevo para el P. Godofredo. Cuando el p. Godfrey estaba en la escuela primaria, era monaguillo en su parroquia y habitualmente acompañaba a los sacerdotes a visitar a los enfermos y ayudar a administrar los últimos ritos.

En la Casa de Formación del Beato Mario Borzaga en San Antonio, el P. Abraham trabaja con más de una docena de seminaristas oblatos de todo el mundo que estudian en la Escuela Oblata de Teología. Cuatro de estos seminaristas oblatos también son de Zambia.

HERMANO ESCOLÁSTICO. STANCO SIMUKONDA, OMI acredita al p. Abraham inspirándolo a seguir el sacerdocio a una edad muy temprana. El hermano Stanco creció en la parroquia oblata de St. Michael en Kalabo, Zambia. Como monaguillo se inspiró en los sacerdotes y hermanos oblatos que servían allí. Cuando el p. Abraham era seminarista, hizo su pasantía pastoral en St. Michael y animó a los jóvenes de la parroquia a considerar la vida religiosa.

HERMANO ESCOLÁSTICO. DAVID CHISHA, OMI es otro seminarista de Zambia que está siendo asistido en su viaje oblato por el p. Abraham y los demás formadores en San Antonio. El hermano David ha estado fuera de Zambia durante más de cuatro años mientras estudiaba en los Estados Unidos. Siempre sonriendo, hermano. David dice que su vocación es ser un hombre feliz.

“Todos necesitamos encontrar la felicidad en nuestra vida”, dijo el hermano. David. “Y encontramos esa felicidad cuando abrazamos a Dios y los unos a los otros”.

HERMANO ESCOLÁSTICO. MUSONDA CHOTA, OMI se unió a la comunidad de formación en San Antonio el año pasado después de completar su año de noviciado en los Estados Unidos. Originalmente, se esperaba que estudiara para el sacerdocio en Roma o Sudáfrica, pero las complicaciones causadas con su visa debido a la pandemia de Covid-19 hicieron que fuera más fácil permanecer en los Estados Unidos y asistir a la Escuela Oblata de Teología.

HERMANO ESCOLÁSTICO. RAFAEL BANDA, OMI llegó a San Antonio el año pasado para estudiar teología. Se unió a los Oblatos porque sintió que hicieron un trabajo maravilloso al facilitar el acceso a un sacerdote.

“Para mí, los sacerdotes de la diócesis de San siempre me parecieron muy alejados de la gente. Los viste en el altar y eso fue todo”, explicó el hermano. rafael “Pero los Oblatos son diferentes. Te saludan; Ellos te aman. Se vuelven parte de tu familia. Los oblatos dan a las personas a las que sirven un fácil acceso a un sacerdote”.

Además de los Oblatos de Zambia ministrando en San Antonio, también hay varios otros Oblatos de Zambia ministrando en los Estados Unidos.

En el Noviciado del Inmaculado Corazón de María en Godfrey, Illinois, BRO. GEORGE LITIYA, OMI es parte del equipo de formación. El hermano George creció en la parroquia de Sancta Maria de los Oblatos en Lukulu, en la Provincia Occidental de Zambia. En 1983, la parroquia fue una de las primeras misiones establecidas en Zambia por Oblatos de Texas y sigue siendo una parte vital de la delegación de Zambia en la actualidad.

El hermano George está ayudando a guiar a cinco hombres a lo largo de su año de noviciado, un tiempo de oración y discernimiento que concluye con los primeros votos. Tres de los novicios son de Zambia.

CHILESHE MULENGA eligió seguir una vocación religiosa después de explorar una carrera como médico. Decidió que prefería ser un sanador del alma que un sanador del cuerpo.

ROYD MIYOMBA se enteró de los Oblatos mientras escuchaba una estación de radio que los Oblatos operaban en Zambia. Royd vivió una vida itinerante cuando era niño, asistiendo a seis escuelas primarias diferentes. Cuando partió para venir a los Estados Unidos, su mamá le dio una instrucción simple: “Mantén la fe y haznos sentir orgullosos”.

SIPHO MUKOBOLA tenía solo 11 años cuando dejó su hogar para asistir a un seminario menor y comenzar su camino como Oblato. Comenzó a sentir un llamado al sacerdocio a la edad de cinco años cuando se convirtió en monaguillo.

Tres sacerdotes oblatos de Zambia también están ministrando en ambientes muy diferentes en los Estados Unidos.

EL PADRE EMMANUEL MULENGA, OMI es párroco de la parroquia de St. Augustine en Nueva Orleans, una de las iglesias católicas más históricas y coloridas de los Estados Unidos. La parroquia de San Agustín fue una de las primeras congregaciones racialmente integradas del país. La parroquia es un hito en la comunidad afroamericana y atrae a visitantes de todo el mundo para sus Misas de Jazz.

EL PADRE BENNY LIPALATA, OMI es parte del ministerio Oblato que sirve a seis parroquias en la Reserva White Earth del norte de Minnesota. Llegó a la Reserva después de ministrar en el Santuario de St. Jude en Nueva Orleans.

EL PADRE ELVIS MWAMBA, OMI ministra en el Santuario Nacional de Nuestra Señora de las Nieves donde ayuda a los peregrinos a alcanzar una espiritualidad más profunda.

“Una vez me dijeron que pensara en el último lugar al que esperas que te asignen y probablemente ese sea el lugar al que irás”, dijo el p. elvis “Ni siquiera pensé en ir a los Estados Unidos, pero aquí estoy, y es un lugar maravilloso para estar”.

EL PADRE FELIX NYAMBE, OMI, se unió recientemente al ministerio oblato en la parroquia de Our Lady of Hope en Buffalo, Nueva York. El padre Félix habla inglés y francés, lo cual es muy útil en una parroquia étnicamente diversa.

Trabajando en Nuestra Señora de la Esperanza está el P. Segunda misión de Félix en los Estados Unidos. Anteriormente fue seminarista oblato en los EE. UU. y pasó su año de noviciado y varios de sus años escolares discerniendo y estudiando para el sacerdocio.

Cuando el p. Félix era seminarista, una vez le preguntaron por qué se unió a los Oblatos. Su respuesta fue simple y profética.

“Cuando te unes a los Oblatos, nunca sabes dónde terminarás”, dijo el p. Félix. “Eso es porque el mundo necesita a los oblatos en tantos lugares para ser el instrumento de alegría de Dios”.


Los Oblatos Zambianos Realzan los Ministerios en Estados Unidos

Zambia ElvisPara ser un buen misionero debes estar dispuesto a ponerte en los zapatos de otra persona. Para un grupo de Misioneros Oblatos de Zambia, significa cambiar las sandalias y zapatos deportivos de sus jóvenes por botas de vaquero, mocasines y esquíes.

En años recientes un número creciente de Oblatos de Zambia han llegado a los Estados Unidos para fortalecer los ministerios Oblatos y diocesanos. Actualmente esos Oblatos trabajan desde Nueva York a Texas y en varios lugares intermedios.

“Recibí una cálida bienvenida a mi nueva casa Oblata”, dijo el P. Abraham Chimese, OMI, quien trabaja con los seminaristas Oblatos en San Antonio, Texas. “Hay algo especial y agradable en la vida Oblata y la encuentras sin importar adonde vayas”.

Actualmente hay 16 Oblatos de Zambia en los Estados Unidos como sacerdotes, hermanos o seminaristas. Muchos de ellos han encontrado su hogar en San Antonio.

El Padre Humphrey Milimo, OMI es Pastor en la Parroquia de la Sagrada Familia en San Antonio. El año pasado la Diócesis de San Antonio preguntó a los Oblatos si podrían trabajar en la parroquia, pues era posible que fuera cerrada.

Dirigir la Parroquia de la Sagrada Familia es la tercera reparación del P. Humphrey, quien anteriormente formó parte del equipo en el Noviciado Oblato y también trabajó en una parroquia en Buffalo, Nueva York.

Otros dos sacerdotes Oblatos zambianos ayudan en la Parroquia de la Sagrada Familia, además de trabajar de tiempo completo para la diócesis.

El Padre Héctor Kalaluka, OMI es Capellán de la Prisión a través del Ministerio de Justicia Criminal de la diócesis. Su trayecto Oblato le ha llevado de Zambia a Roma y ahora a Texas.

El Padre Godfrey Mwansa, OMI es Capellán en ocho hospitales en el área de San Antonio, donde comenzó su ministerio el año pasado en el pico de la pandemia de Covid-19.

“Mi ministerio no es solo para los pacientes, sino también para las familias”, comentó el P. Godfrey. “No se debe enfocar solo en la muerte, sino debe verse también como una celebración de vida”.

Para el Padre Godfrey el ministerio con los enfermos y moribundos no es nuevo, pues cuando estaba en la primaria y era acólito en su parroquia, con frecuencia iba con los sacerdotes a visitar a los enfermos y ayudar a administrar los últimos sacramentos.

El P. Abraham trabaja en la Casa de Formación Beato Mario Borzaga en San Antonio Texas, con más de doce seminaristas Oblatos de todo el mundo que estudian en la Facultad Oblata de Teología. Cuatro de ellos también son de Zambia.

El Hno. escolástico Stanco Simukonda, OMI dice que el P. Abraham le inspiró al sacerdocio a muy temprana edad. El Hermano Stanco creció en la parroquia San Miguel de los Oblatos en Kalabo, Zambia. Cunado era acólito se sintió inspirado por los sacerdotes y hermanos Oblatos de la parroquia. Al hacer su residencia pastoral como seminarista, el P. Abraham estuvo en San Miguel, animando a los jóvenes de la parroquia a considerar la vida religiosa.

El Hno. escolástico David Chisha, OMI es otro de los seminaristas zambianos a quien el P. Abraham y los demás formadores en San Antonio apoyan en su camino Oblato. El Hermano David salió de Zambia hace más de cuatro años para estudiar en los Estados Unidos. Siempre sonriente, el Hno. David dice que su vocación es ser feliz.

“Todos necesitamos encontrar la felicidad en nuestras vidas”, dijo el Hno. David “y la encontramos al aceptar a Dios ya los demás”.

El Hno. escolástico Musonda Chota, OMI llegó el año pasado a la comunidad de formación en San Antonio al terminar su año de noviciado en los Estados Unidos. Originalmente se esperaba que realizara sus estudios para el sacerdocio en Roma o Sudáfrica, pero debido a las complicaciones ocasionadas por la pandemia de Covid-19 para obtener su visa, fue más fácil permanecer en los Estados Unidos e ir a la Facultad Oblata de Teología.

El Hno. escolástico Rafael Banda, OMI llegó el año pasado a San Antonio para estudiar teología. Se unió a los Oblatos al considerar que tienen una forma maravillosa de permitir que la gente se acerque a un sacerdote.

“Siempre me pareció que los sacerdotes diocesanos no son cercanos a la gente. Los veían en el altar y eso era casi todo”, comentó el Hno. rafael “Pero los Oblatos son diferentes. Te reciben y te quieren. Se hacen parte de tu familia. Los Oblatos permiten a las personas con las que trabajan acercarse fácilmente a ellos”.

Además de los Oblatos zambianos que trabajan en San Antonio, hay varios otros de ese país que también trabajan en los Estados Unidos.

En el Noviciado Inmaculado Corazón de María en Godfrey, Illinois, el Hno. George Litiya, OMI forma parte del equipo de formación. El Hermano George creció en la parroquia Oblata Sancta Maria en Lukulu, en la Provincia Oeste de Zambia. En 1983 la parroquia era una de las primeras misiones que los Oblatos de Texas siguieron en Zambia y sigue siendo una parte vital de esa delegación.

El Hermano George ayuda a guiar a cinco jóvenes en su año de noviciado, que es un tiempo de oración y discernimiento que concluye con los primeros votos. Tres de los novicios son de Zambia.

Chileshe Mulenga eligió seguir el llamado religioso después de explorar una carrera como doctor, decidiendo que prefería sanar almas que cuerpos.

Royd Miyomba supo de los Oblatos por una estación de radio que operaban en Zambia. En su infancia, Royd se mudó mucho y asistió a seis escuelas primarias diferentes. Cuando salió hacia los Estados Unidos, su mamá le dio una instrucción sencilla: “Mantén la fe y enorgullécenos”.

Sipho Mukobola solo tenía 11 años cuando fue al seminario menor e iniciar su camino como Oblato. Su llamado al sacerdocio llegó cuando tenía cinco años y era acólito.

Tres sacerdotes Oblatos de Zambia trabajan también en los Estados Unidos en ambientes muy diferentes.

El Padre Emmanuel Mulenga, OMI es Pastor en la Parroquia San Agustín en Nueva Orleans, una de las iglesias católicas más históricas y coloridas en los Estados Unidos. La parroquia de San Agustín fue una de las primeras congregaciones de integración racial en el país y es un lugar emblemático de la comunidad afroamericana, que recibe visitantes de todo el mundo para sus Misas de Jazz.

El Padre Benny Lipalata, OMI forma parte del ministerio de los Oblatos en seis parroquias de la Reservación Tierra Blanca al norte de Minnesota. Llegó a trabajar en la Reservación después de su estancia en el Santuario San Judas en Nueva Orleans.

El Padre Elvis Mwamba, OMI trabaja en el Santuario Nacional de Nuestra Señora de las Nieves, ayudando a los peregrinos a profundizar su espiritualidad.

“Una vez me dijeron que al pensar en el último lugar adonde esperarías ser asignado es probable que ahí fuera”, dijo el P. Elvis. “No pensé en ir a los Estados Unidos, pero aquí estoy, y es un lugar maravilloso”.

Hace poco el Padre Felix Nyambe, OMI se integró al ministerio de los Oblatos en la Parroquia Nuestra Señora de la Esperanza en Buffalo, Nueva York. El Padre Felix habla inglés y francés, lo que es de mucha ayuda en una parroquia de diversidad étnica.

La Parroquia de Nuestra Señora de la Esperanza es la segunda vista del Padre Felix en los Estados Unidos. Llegó al país como seminarista Oblato, donde pasó su año de noviciado y varios de escolasticado mientras discernía continuar al sacerdocio.

Cuando era seminarista una vez le preguntaron al P. Felix por qué se había unido a los Oblatos. Su respuesta fue sencilla y profética:

“Cuando te unes a los Oblatos nunca sabes adonde irás”, dijo el P. Felix y “es porque el mundo necesita a los Oblatos en muchos lugares para ser instrumentos de alegría de Dios”.