1-888-330-6264 mami@oblatesusa.org

From the Provincial, Fr. Louis Studer, O.M.I.

Dear Oblate Friends,

“Humble presence.”  Those were the words Fr. Andrzej Madej, O.M.I., Superior of the Oblate mission in Turkmenistan, used to describe the Oblates’ ministries there.  I was blessed to spend a week last year with Fr. Andrzej and the two other Oblate priests assigned to the country.

Throughout my stay, I witnessed the Oblates’ “humble presence” on many occasions.  One of the most inspiring moments was when we gathered to celebrate Mass at the ruins of Merv.  The Mass was celebrated on top of an ancient church, Haraba Koshk, where no Mass had been celebrated for the past 1,500 years.

Our Mass was very humble.  The altar was a small wooden table.  Father Andrzej had gathered some tumbleweed and made a modest arrangement.  We had a chalice, small container of wine and a bottle of water.

I have been blessed to concelebrate Masses at some of the grandest churches in the world.  But standing at Merv and celebrating one of the simplest liturgies possible was just as impressive.  It truly reminded me that as missionaries we can accomplish the extraordinary through humble acts of faith.

As I celebrated that special Mass, I offered a prayer of thanksgiving for friends like you.  The Oblates’ Turkmenistan mission is funded largely through the U.S. Province.  Your humble gifts of prayer and financial support are truly making a difference in bringing the Catholic faith to life in the Turkmenistan desert.

I hope the articles and photos in this magazine give you a better understanding of our co-work in Turkmenistan.  Thank you for your “humble presence” in our work among the poor and needy there and around the world.

 

Fr. Louis Studer, OMI, Provincial United States Province

Fr. Louis Studer, OMI, Provincial United States Province
Fr. Louis Studer, O.M.I.
Provincial, United States Province

 

Del Provincial, P. Louis Studer, O.M.I.

Estimado Amigo,

“Humilde presencia.”  Con estas palabras el P. Andrzej Madej, O.M.I., Superior de la misión de los Oblatos en Turkmenistán, describe sus ministerios en el lugar.  El año pasado tuve la bendición de pasar una semana con el P. Andrzej y los dos sacerdotes Oblatos asignados a ese país.

Durante mi estancia pude atestiguar en muchas ocasiones la “humilde presencia” de los Oblatos.  Uno de los momentos de mayor inspiración fue cuando nos reunimos para celebrar la Misa en las ruinas de Merv sobre la antigua iglesia Haraba Koshk, donde no se había celebrado en los últimos 1,500 años.

Nuestra Misa fue humilde.  El altar era una pequeña mesa de madera.  El Padre Andrzej reunió algunas ramas e hizo un sencillo arreglo.  Tuvimos un cáliz, una pequeña botella de vino y una botella de agua.

He tenido la bendición de concelebrar Misas en algunas de las iglesias más majestuosas del mundo, pero fue impactante estar en Merv y celebrar una de las liturgias más sencillas posibles.  Me recordó que como misioneros, podemos lograr lo extraordinario a través de humildes actos de fe.

Al celebrar esa misa especial, ofrecí una oración de agradecimiento por amigos como usted.  La misión de los Oblatos en Turkmenistán se sostiene en su mayor parte a través de la Provincia de los E.U.  Sus humildes dones de oración y apoyo financiero realmente hacen la diferencia al dar vida a la religión católica en el desierto de Turkmenistán.

Confío en que los artículos y fotografías en esta edición le permitan comprender mejor nuestra colaboración en Turkmenistán.  Gracias por su “humilde presencia” en nuestra labor con los pobres y necesitados en ese lugar y alrededor del mundo.

 

P. Louis Studer, OMI, Provincial Provincia de los Estados Unidos


P. Louis Studer, O.M.I.
Provincial, Provincia de los Estados Unidos