¡Confíe en la poderosa intercesión de san Judas ante Dios nuestro Señor!

Como usted sabe, san Judas Tadeo es conocido popularmente como el abogado de los casos difíciles o desesperados. Y hoy llego a su hogar para encomendarle a usted y a su familia a su protección.

Mis hermanos oblatos de Nueva Orleans tienen a su cargo el Santuario Internacional de San Judas y me dicen que con mucho gusto presentarán sus necesidades más urgentes durante una novena de Misas que van a ofrecer en honor de San Judas comenzando el 28 de octubre, día de su fiesta.

Les he pedido que prendan un gran cirio ante la imagen de san Judas durante esta novena de Misas por todos nuestros generosos benefactores, como usted. En él estará presente usted y tantas personas que comparten nuestra misión entre los pobres y los más abonados del mundo.

He incluido una hojita en esta carta para que escriba usted sus intenciones y necesidades para colocarlas ante el altar a lo largo de esta novena de Misas. Con toda confianza escriba los nombres de familiares y amigos que estén pasando por momentos difíciles en su vida, en su familia, en el trabajo…

Vamos a pedir a san Judas Tadeo que les dé la mano para que se levanten sus ánimos y rodeen su vida de esperanza. Como usted sabe, para Dios nada es imposible. Y puedo decirle que nada va a ser imposible para usted y sus seres queridos con la intercesión de san Judas Tadeo.

Nuestra fe y nuestra esperanza han sido probadas por acontecimientos totalmente inesperados que hemos tenido que enfrentar últimamente, como la pandemia del Covid-19. Muchas personas queridas se nos han ido para siempre, víctimas de esta pandemia; y muchas otras están sufriendo su pérdida. Y todos hemos participado del miedo a las sorpresas que nos podía dar esta pandemia  mortal.

Únase a mí en oración para recuperar el ánimo y la esperanza frente a los problemas serios que tengamos que enfrentar en la vida. Escríbalos con toda confianza para colocarlos ante san Judas durante la novena de Misas que vamos a ofrecer en su honor.

Le agradeceré de corazón su acostumbrada y generosa ofrenda, o lo que usted pueda enviarme en este momento. Y se lo van a agradecer mucho nuestros misioneros oblatos y sus pobres.

En momentos de crisis, los pobres son los que más tienen que sufrir. Y esto pasa, de una manera especial, en nuestras misiones oblatas. Con frecuencia, los pobres y los más abandonados se enfrentan a situaciones realmente imposibles y desesperadas. Y necesitan urgentemente nuestra ayuda.

Nos necesitan las madres que acuden a nuestros centros misioneros porque ya no tiene comida o medicina para sus niños. Nos necesitan nuestros misioneros para mantener surtido su centro y ayudar a sus pobres a sobrevivir. Créame que cualquier donativo que nos pueda enviar va a ser una gran bendición para nuestros misioneros y sus pobres. Y lo será también para usted que comparte nuestra misión.

Cuando una persona se siente en situación crítica, es humano que piensen que Dios les ha abandonado. Pero, gracias a su ayuda y la de muchos de nuestros benefactores oblatos, podemos hacer ver a los pobres que Dios sigue a su lado ayudándolos a vivir con dignidad.

Cuente con una oración especial a Dios, a nuestra Madre Santísima y a san Judas para que le ayuden a creer siempre que para Dios nada es imposible. Por muy grandes que sean sus problemas en la familia, en el trabajo o en su vida personal, piense que Dios le ayudará a encontrar una solución.

Y cuente con las oraciones de nuestros misioneros oblatos y sus pobres como agradecimiento a la ayuda que les ofrece tan generosamente en momentos de crisis.

Por favor, envíeme cuanto antes los nombres de los miembros de su familia para colocarlos ante la imagen de san Judas durante la novena de Misas que ofreceremos en el Santuario Internacional de San Judas de Nueva Orleáns.

No se olvide de recordar a las víctimas del Covid-19, de las violencias, de las guerras, para encomendarlos a san Judas durante las 9 Misas que vamos a ofrecer en su honor. Le pediremos que sientan la alegría de saber que han sanado, como lo sienten miles de personas que acuden al Santuario de san Judas.

Dios le bendiga siempre y le conceda su paz.

En Cristo Jesús y María Inmaculada,
Padre David P. Uribe, OMI
Director Oblato

P.D. ¡Mucho ánimo y fe profunda! Por muy grandes que sean sus problemas, piense que para Dios nada es imposible. Con gran confianza en la poderosa intercesión de san Judas, envíeme lo antes posible sus intenciones y necesidades más urgentes. ¡Mil gracias por su ayuda a nuestros misioneros oblatos y sus pobres y que Dios le colme de bendiciones a usted y a su familia!

Your Donation

$10
$25
$30
$

Billing Information

Honoree Information

Credit Card Information

¡Gracias!

Gracias por tu apoyo.

en breve recibirás un correo electrónico de confirmación de tu regalo.