Oblates Preserving Hmong Culture in Minnesota

Oblates Preserving Hmong Culture in MinnesotaHow does a church named after the patron saint of Ireland, located in St. Paul, Minnesota, become the focal point of outreach to an ethnic group from Laos?  It’s a testament to the diversity of ministry of the Missionary Oblates.

The Oblates’ St. Patrick Parish is home to a thriving community of people with Hmong heritage.  The Hmong are an ethnic group from Laos that were evangelized in the 1950s and 60s by Catholic missionaries, including the Missionary Oblates.  The Hmong were supporters of the United States during the Vietnam War.  As a result, they were persecuted by the Communists when they took over Laos.  Many Hmong fled the country, and thousands found their way to Minnesota.

Under the leadership of Fr. Daniel Taillez, O.M.I. the Oblates reached out to the Hmong community in St. Paul to not only meet their spiritual needs, but also help the Hmong preserve their culture. Under the leadership of Fr. Daniel Taillez, O.M.I. the Oblates reached out to the Hmong community in St. Paul to not only meet their spiritual needs, but also help the Hmong preserve their culture.  Father Dan had been a missionary among the Hmong in Laos until he was forced to flee the country by the Communists.

In St. Paul, Fr. Dan founded the Hmong American National Catholic Association to develop prayer books, hymnals and other worship materials for Hmong Catholics.  The organization is still in operation today and works with Catholic communities across the United States to enhance their Hmong ministries.

Father Dan spent 20 years ministering to the Hmong in St. Paul.  During that time he baptized more than 500 Hmong people into the Church.  In 2002, Fr. Dan moved back to Asia and took over responsibility for Hmong programming at Radio Veritas which broadcasts throughout Southeast Asia.

In St. Paul the Hmong community recently celebrated a new ministry with the creation of the first Hmong Oblate Associates chapter at St. Patrick Parish.  Eight people from the Hmong community became Oblate Associates.  As Oblate Associates, they meet regularly to pray and study the charism of the Missionary Oblates.  They also care for the poor through individual and collective works of service.

Remembering the past, enhancing the present and preserving a culture for the future.  The Missionary Oblates and the Hmong people have blessed each other for many years and will continue to do so with hope, love and compassion.

 

Los Oblatos Conservan la Cultura Hmong en Minnesota

Los Oblatos Conservan la Cultura Hmong en Minnesota¿Cómo es que una iglesia que lleva el nombre del santo patrón de Irlanda, localizada en St. Paul, Minnesota, puede convertirse en el punto central de proyección a un grupo étnico de Laos?  Se trata de la evidencia de la diversidad del ministerio de los Misioneros Oblatos.

La Parroquia St. Patrick de los Oblatos es el hogar de una próspera comunidad de personas de herencia Hmong.  Los Hmong es un grupo étnico de Laos evangelizados en los 1950 y ´60 por misioneros católicos, incluyendo a los Misioneros Oblatos.  Los Hmong apoyaron a los Estados Unidos durante la guerra de Vietnam, por lo que fueron perseguidos por los comunistas al apropiarse de Laos.  Muchos Hmong huyeron del país y miles siguieron el camino a Minnesota.

Bajo la dirección del P. Daniel Taillez, O.M.I. los Oblatos llegaron a la comunidad Hmong en St. Paul, no solo para ayudar en sus necesidades espirituales, sino además para ayudarles a preservar su cultura.Bajo la dirección del P. Daniel Taillez, O.M.I. los Oblatos llegaron a la comunidad Hmong en St. Paul, no solo para ayudar en sus necesidades espirituales, sino además para ayudarles a preservar su cultura. El P. Dan había sido misionero con los Hmong en Laos hasta que los comunistas lo obligaron a dejar el país.

El P. Dan fundó la Asociación Nacional Americana Hmong en St. Paul y elaboró libros de oración, himnarios y otros materiales de culto para ellos. La organización sigue vigente hoy en día y colabora con comunidades católicas en todo Estados Unidos para mejorar sus ministerios con los Hmong.

El Padre Dan trabajó 20 años con los Hmong en St. Paul y durante ese tiempo bautizó a más de 500 de ellos.  En 2002 el P. Dan volvió a Asia para hacerse cargo de la programación para los Hmong en Radio Veritas, que transmite para todo el Sureste de Asia.

En St. Paul, la comunidad Hmong celebró recientemente un nuevo ministerio con la creación del primer capítulo de Asociados Oblatos Hmong en la Parroquia St. Patrick, de la cual ocho personas se convirtieron en Asociados Oblatos.   Como Asociados Oblatos, se reúnen regularmente para rezar y estudiar el carisma de los Misioneros Oblatos. Además, se encargan de los pobres a través de obras de servicio individuales y colectivas.

Recordando el pasado, haciendo del presente algo mejor y conservando la cultura para el futuro, los Misioneros Oblatos y los Hmong han sido una bendición mutua por muchos años y continuarán siéndolo con esperanza, amor y compasión.

“Gracias por atraernos a esta iglesia.”

Recientemente, el Doctor Sia Lo, feligrés de la Parroquia St. Patrick en St. Paul, Minnesota escribió este testimonio sobre el P. Harry Winter, O.M.I. y los demás Oblatos que trabajan con la comunidad Hmong del lugar.

“A nombre de la congregación católica Hmong aquí en St. Patrick, deseo agradecerle P. Harry, el habernos atraído a este iglesia. Sin usted, podríamos no estar aquí hoy, así que muchas gracias por todo lo que ha hecho para encontrarnos un hogar.

Como usted, hace aproximadamente un siglo, otros sacerdotes Oblatos de Francia llegaron con nuestra gente en la selva de Laos, arriesgando sus vidas para encontrarnos.  Una vez que llegaron a nosotros, tomaron el tiempo para aprender nuestra cultura y costumbres y así poder enseñarnos realmente sobre el Señor y Salvador Jesucristo.

Al encontrarnos no teníamos un lenguaje escrito, por lo que lo crearon para nosotros. Utilizando caracteres romanos, desarrollaron por vez primera nuestro idioma escrito. Hoy en día todos los Hmong alrededor del mundo podemos comunicarnos entre nosotros y escribir nuestro agradecimiento a nuestros sacerdotes Oblatos.  De hecho, cada vez que escribo en Hmong, no puedo evitar pensar en ellos.  (El P. Yves Bertrais, O.M.I. fue autor del primer diccionario Hmong-Francés publicado en 1964.)

Cuando nos refugiamos en Tailandia, la Iglesia católica fue de suma importancia al llevar a nuestra gente a los E.U. y a Minnesota.  Fue la caridad de la Iglesia católica la que proporcionó ropa y alimentos a muchas de nuestras familias, hasta que pudimos ocuparnos de nosotros, por lo que tenemos una gran deuda con usted y con la Iglesia católica.

Pero de todo lo bueno que la Iglesia católica ha hecho por nosotros, estamos sumamente agradecidos por nuestros sacerdotes Oblatos y en especial hoy, a usted, P. Harry, por ser quienes son, verdaderos representantes de Cristo en la tierra. A través de Cristo limpian nuestras almas cada domingo con agua bendita que nos protege del mal. A través de Cristo nos han enseñado la bendición del Cielo y el verdadero propósito de la vida. A través del poder de Cristo, nos han llevado más cerca de Dios, lo que no podemos agradecerles lo suficiente”.