One Hundred Years on the Mountain

The village of Mankhaw, Thailand is located deep in the mountains along the border with Laos.  In this remote area, people face many hardships caused by poverty and isolation. The Missionary Oblates have a small parish in Mankhaw with about 200 parishioners.  Here, they tell the story of the eldest member of their parish.

Everybody calls her Pa Mi (Aunty Mi) and she is almost 100 years old (as she forgets her own age).  Her long life has been full of surprises and not an easy one.

Pa Mi was born along the border of Laos and Thailand.  At that time there were no boundaries among the two countries, so she never considered herself either Thai or Laotian.

“We used to work in the fields and in the mountains and usually spent the entire season there living in a hut,” said Pa Mi.  “We went back home only once or twice a year.  Nobody cared if our property was in Laos or Thailand, nobody asked us for any kind of identity document.  We worked all year long bringing home only what was enough to survive.”

But in 1975 everything changed.  War engulfed Southeast Asia and soldiers began to patrol the border area.  Pa Mi knew she was Thai
but had no passport or documentation.  So she became a refugee in her own country.

For 13 years Pa Mi lived in the village of Nan at a refugee camp managed by the United Nations.  At the end of the 1980s, she was relocated to Payao, also in the northern part of Thailand.  Then she was relocated to Nakhorn Phanom near the Mekong River. 

During that time the Thailand government recognized Pa Mi and the other refugees as Thai, but there was no way to have proper documents.  In order to start an integration process, a piece of land in the mountain range of Phetchabun was assigned to them.   But the local inhabitants wanted nothing to do with the refugees, and refused to accept them.  So Pa Mi and the others had to move even deeper into the forest, a place that eventually became Mankhaw. 

“There were no roads only a muddy footpath, there were no houses.  We had to build our own hut,” said Pa Mi.  “The positive thing about this remote place was that there was plenty of water so we could start what we were good at: work in the fields.”

For more than 20 years Pa Mi worked in the fields of Mankhaw.  It was, and continues to be, a hostile environment.  Pa Mi stopped working in the fields only a few years ago, at about the age of 95. 

“I am too tired; I cannot go up the steep slopes that used to feed me.  Now I am relying on my children even though they do not have much either,” said Pa Mi.

Since she became a refugee more than 40 years ago, life has not changed much for Pa Mi and the people of Mankhaw.  Poverty is still there.  To work on the mountain fields is still hard, but at the end of the week everybody comes back home and, maybe, finds time to join the Sunday Mass.

“I am old and I am preparing myself for the last journey in the world I live in,” said Pa Mi.  “Life is a journey where I discover always new worlds.  Life brought me here, now my children and my children’s children have the duty to continue the journey I started.”

The Missionary Oblates are the primary Catholic presence in small villages like the one where Pa Mi lives.  The Oblates provide for the spiritual and physical needs of people who have largely been overlooked by the government.  At the request of elders like Pa Mi, the Oblates have recently focused their attention on providing educational opportunities for young people in the villages.  The Oblates run academic enrichment programs for children in their parishes and also provide scholarships so teenagers can attend high schools in larger cities.   

Cien Años en la Montaña

La aldea de Mankhaw, Tailandia se localiza en lo profundo de las montañas, en la frontera con Laos.  En esta área remota, la gente enfrenta muchas dificultades debido a su pobreza y aislamiento.

Los Misioneros Oblatos tienen una pequeña parroquia en Mankhaw, con cerca de 200 feligreses.  Aquí encontramos la historia del miembro más anciano de su parroquia.

Todos le llaman Pa Mi (Tía Mi) y tiene casi 100 años de edad (ella ya no recuerda exactamente).  Su larga vida ha estado llena de sorpresas y no ha sido fácil.

Pa Mi nació en la frontera de Laos y Tailandia.  En esa época no existía frontera entre los dos países, así que nunca se consideró ni tailandesa ni laosiana.

“Trabajábamos en los campos y en las montañas, viviendo usualmente en una choza toda la estación”, dijo Pa Mi.  “Solo regresábamos a casa una o dos veces al año. A nadie le preocupaba si nuestra propiedad se encontraba en Laos o Tailandia, nadie nos pedía ningún documento de identificación. Trabajábamos todo el año para traer a casa solo lo suficiente para sobrevivir.”

Pero en 1975 todo cambió. La guerra rodeó el sureste de Asia y los soldados comenzaron a patrullar la frontera. Pa Mi sabía que era tailandesa, pero no tenía pasaporte ni documentación, así que se convirtió en refugiada en su propio país.

Pa Mi vivió en la aldea de Nan, un campo de refugiados de las Naciones Unidas por 13 años.  A fines de los ´80 fue reubicada en Payao, también en la parte norte de Tailandia.  Luego fue reubicada en Nakhorn Phanom, cerca del río Mekong. 

En esa época el gobierno tailandés reconoció a Pa Mi y los otros refugiados como tailandeses, aunque no había forma de otorgarles los documentos debidos. Como parte de un programa de integración, se les asignó un área en las montañas de Phetchabun; pero los habitantes del lugar no querían tener nada que ver con los refugiados y se rehusaron a aceptarlos. Así que Pa Mi y los demás tuvieron que adentrarse aún más en el bosque, a un lugar que con el tiempo fue Mankhaw. 

“No había caminos, solo un sendero lodoso, no había casas. Tuvimos que construir nuestra choza,” dijo Pa Mi.  “El lado positivo acerca de este lugar remoto es que había suficiente agua, por lo que pudimos hacer lo que sabíamos hacer bien: cultivar los campos.”

Pa Mi trabajó en los campos de Mankhaw por más de 20 años.  Era y sigue siendo un lugar hostil. Pa Mi dejó de trabajar en los campos hace solo algunos años, casi a los 95. 

“Estoy muy cansada; ya no puedo subir las empinadas colinas que me alimentaban.  Ahora dependo de mis hijos, aunque ellos tampoco tienen mucho,” dijo Pa Mi.

La vida no cambiada mucho para Pa Mi y la gente de Mankhaw desde que fueron vistos como refugiados hace 40 años.  La pobreza continúa.  Sigue siendo difícil trabajar en los cultivos en las montañas, aunque el fin de semana todos regresan a casa y tal vez encuentren tiempo para ir a la Misa dominical.

“Soy anciana y me preparo para el último viaje en el mundo en el que vivo,” dijo Pa Mi.  “La vida es un viaje en el que siempre descubro nuevos mundos.  La vida me trajo aquí, ahora mis hijos y nietos tienen la tarea de continuar el trayecto que comencé.”

Los Misioneros Oblatos son la principal presencia católica en las pequeñas aldeas como en la que vive Pa Mi.  Los Oblatos se encargan de las necesidades espirituales y físicas de la gente que el gobierno ha descuidado en muchos aspectos. A solicitud de los ancianos como Pa Mi, recientemente los Oblatos han enfocado su atención a hacer posible que los jóvenes de las aldeas tengan educación, a través de programas académicos para niños en sus parroquias y además dan becas para que los adolescentes puedan asistir a las preparatorias en ciudades más grandes.