Gracias a usted, los sacerdotes y hermanos oblatos en los Estados Unidos y en más de 70 países están llevando a Dios al mundo y al mundo a Dios. Su contribución hará una gran diferencia en la vida del pueblo de Dios.

Nuestro fundador, San Eugenio De Mazenod, OMI, dijo que un oblato es “aquel cuya vida se ofrece al servicio del Señor”. En ese espíritu, estamos respondiendo al llamado de Jesús de dar comida y bebida, vestido y cobijo, amor y compasión a las personas necesitadas, porque como dijo Jesús: “Todo lo que hicisteis por uno de estos más pequeños, lo hicisteis por Mí”. (Mateo 25:40)

Su generoso apoyo financiero y espiritual significa que compartes el carisma oblato: usted también es “alguien cuya vida se ofrece al servicio del Señor”. De una manera muy real, está usted trayendo sanación y esperanza a los peregrinos del santuario. Gracias a usted, las Buenas Nuevas de Jesucristo se están predicando a la gente de Alaska. Está ayudando a gente pobre y necesitada en Tijuana. Está ayudando a los jóvenes visitantes de Lourdes a crecer en la fe católica. Está proporcionando alimentos a personas desnutridas en Zambia.

La Asociación Misionera de María Inmaculada es una organización 501(c)3 sin fines de lucro.

Si tiene preguntas o necesita más información, llame al 1-888-330-6264 de lunes a viernes, de 8:00 a. m. a 4:30 p. m., hora central.

Su donación

$25
$50
$100
$

Datos de facturación

Información del homenajeado

Información de tarjeta de crédito

¡Gracias!

Gracias por tu apoyo.

En breve recibirás un correo electrónico de confirmación de tu regalo.